viernes, 21 de diciembre de 2012

Reseña de A midsummer's nightmare. Kody Keplinger.

¡Hola ricuras! Hoy os traigo la reseña de A midsummer nightmare. Y sin más comienzo :)

Sinopsis:
El verano de ensueño de Whitley Johnson con su padre divorciado se ha convertido en una pesadilla. Ella acaba de conocer a su nueva prometida y a sus hijos. ¿El hijo de la prometida? El ligue de una noche, de la noche de graduación de Whitley. Simple y jodidamente genial.

Peor aún, ella no encaja, de ninguna forma, con la nueva y perfecta familia de club de campo de su padre. Por lo tanto Whitley se revela. Duramente. Tanto, que no se da cuenta de las cosas buenas que tiene delante de sus narices: una dulce y pequeña futura hermanastra, que es casi la única persona que alguna vez le ha gustado, una mejor amiga (a pesar de que Whitley jura que no "hace" amigos), y un chico increíblemente sexy, que no es su hermanastro... por lo menos, no aún. Ellos tres se ocuparán de ayudar a que Whitley supere su ira y empiece a reunir los pedazos de su familia.

Fragmento del libro:
Las resacas son una mierda.
He sabido esto por años, desde que tenía, como catorce y fui a mi primera kegger, pero el dolor de cabeza con el que me desperté la mañana después de la graduación era el peor que jamás había experimentado. Y eso era mucho decir. Quiero decir, latía. Sentía como si alguien me hubiese golpeado en la cabeza con un maldito bate de béisbol. Y sólo Dios sabe, tal vez alguien lo hizo. Estuve tan ebria la noche pasada, que probablemente no me habría importado. Incluso podría haberlo encontrado divertido para el momento. Todo era gracioso después de unos tragos de tequila.
Gemí y tiré de la manta sobre mi rostro, protegiendo mis ojos de la luz del sol que se filtraba por la ventana por encima de mi cabeza. ¿Por qué tenía que ser tan malditamente brillante?
-No seas dramática. No soy tan feo.- una profunda, atontada voz murmuraba a mi lado.
Mierda.
De repente, sentí náuseas por razones que nada tenían que ver con la cantidad de alcohol en mi sistema. 
Apreté los ojos, tratando de recordar qué diablos había hecho la noche anterior.
Había bailado con algunas personas, jugado un rato a los cuartos, tomando algunos tragos... más que algunos. Pero, bueno, era una fiesta de graduación. Reventarse era prácticamente un requisito. Me obligué a pensar más allá del zumbido del alcohol y el ruido sordo de la música, tratando de recordar dónde había estado cuando finalmente me desmayé.
Y ahí estaba.
En algún momento, después de queda completamente hecha mierda, me había besuqueado con un tipo que no conocía- me gradué con casi mil chicos, así que estaba festejando con muchos extraños esa noche- y luego lo arrastré a uno de los dormitorios de la casa. Pero después de eso, todo lo demás estaba indefinido. 
Sin embargo, una cosa era segura. Sin duda había tenido relaciones sexuales con él.
Maldita sea. ¿Realmente estaba así de borracha?
Abrí los ojos y rodé sobre un costado. En este punto, sólo esperaba que fuera guapo. Y lo era... o lo habría sido si no se viera tan horrible. Sus ojos marrones me miraban desde unos pocos centímetros de distancia, tenía profundas arrugas debajo de ellos y su pelo negro era un lío. O tal vez era sólo la forma en que lo llevaba. Ese era el estilo últimamente, por alguna razón.
Por otra parte, estaba segura de que yo tampoco me veía muy caliente en ese momento. Mi cabello, que había estado totalmente impresionante para la graduación, estaba probablemente andrajoso de la laca para el cabello de ayer, y estaba segura de que mis ojos estaban inyectados en sangre y mi maquillaje todo corrido y arruinado.
Como he dicho, las resacas son una mierda.
-Hola- murmuró, frotándose los ojos-. ¿Has dormido bien?
-Um... seguro.
Como si toda esta situación no fuera lo suficientemente extraña, iba a hablar conmigo. Yo deseaba que acabara de hacerse el dormido para que pudiera escaparme en paz.
Suspiré y me empujé las mantas de encima. La luz del sol estaba matando mis ojos. 
Tenía que entrecerrar los ojos mientras me tropezaba por la habitación, recopilando mi ropa del suelo. Casi me caigo al menos dos veces antes de vestirme. A juzgar por la forma en que estaba todo disperso, había tenido una noche de locura.
Bien por mí, supongo.
-Eh, umm...- Cristo, ni si quiera podía recordar el nombre del tipo. ¿Alguna vez me lo había dicho? Me aclaré la garganta y comencé de nuevo-. ¿Crees que alguien me atrapará si salgo por la puerta principal, o debería salir por la ventana? ¿Cómo te irás tú?
-No me iré. Esta es mi casa.

Mi opinión:
Amo a Kody Keplinger, me encantan sus libros porque a pesar de ser historias de amor adolescente narradas por chicas, a diferencia del resto de libros con estas características, los libros de Kody no son nada empalagosos y de niñatas.
Y de los tres libros que tiene esta escritora por ahora he de decir que este en particular es el que menos me ha gustado. Aun así el libro está bien.
La escritora tiene una forma de escritura que se lee muy rápido, con un vocabulario juvenil, que hace la lectura fácil.

La protagonista, Whitley, tiene 18 años, sus padres se divorciaron cuando ella tenía 6 y ahora no tienen muy buena relación. El hermano de Whitley vive en LA, lejos de ella, con su mujer y su hija por lo que no tiene demasiado tiempo para su hermana. Ella vive con su madre, ellas nos tienen demasiada buena relación, y Whitley está harta de que siempre que su madre le dirige la palabra sea para criticar a su padre. Whitley adora a su padre, pero desgraciadamente solo puede verle en verano.

Whitley se prepara para tener un verano perfecto, con su padre en la casa donde ella creció, pero todo se va al traste cuando Whitley se entera de que su padre ha vendido la casa, y no solo eso, si no que cuando la lleva a su nueva casa se encuentra con que su padre se va a casar, y que ahora tiene dos hermanastros.

Era demasiada información de golpe para Whitley, pero todo empeora cuando Whitley se da cuenta de que Nathan, su futuro hermanastro es el chico con el que se acostó en su fiesta de graduación.

Nathan y Whitley deciden fingir como que nada pasó entre ellos, aunque resulte difícil.
Sinceramente hay en algunos momentos en los que Whitley no me calló bien. Intenta hacer como que todo le da igual y algunas veces me resulta una borde.
Ella insiste continuamente en que NO HACE AMIGOS, y se comporta como una completa borde cuando alguien pretende hacerse su amigo.
A pesar de eso se hace amiga de Harrison un chico homosexual.

Me hace gracia como Kody Keplinger, la escritora, mete personajes de sus anteriores libros, en este caso The Duff, en otros libros. Es decir, los protagonistas de The Duff, Bianca y Wesley aparecen en una parte de este libro, y Harrison es un personaje secundario en The Duff. Por eso si vas a leer este libro te recomiendo que antes leas The Duff.

En definitiva este es un buen libro. Tiene una trama interesante, que acaba tocando temas más serios sin llegar a ser un drama. 
Como puntuación final le voy a dar tres tokkis felices y medio :D


Y por mi parte nada mas que decir. Os recuerdo que tenéis mis ask a la derecha para cualquier pregunta y mi twitter (@NeryRadioactive).
Muchos besos y hasta la próxima reseña. ¡Se os quiere!

9 comentarios:

  1. se nota interesante! Gracias por tu reseña

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Pues el link funciona... ¿Le has pulsado? Si no le pulsas no se descarga.

      Eliminar
  4. Quie me lo puede mandar porfavor elenamorita2017@gmail.com

    ResponderEliminar
  5. Quie me lo puede mandar porfavor elenamorita2017@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ingrid!
      Si me sigues en el blog te lo mando.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  6. Hola. Ya tengo una historia nueva. Puedo enviártela en archivo pdf o podes verla aquí:
    https://www.scribd.com/document/343091050/Denisse-y-Fermin
    mi correo es: lizy_martiinez@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar